La Lacandonia Schismatica: una flor única

Es blanca, casi transparente, y no tiene clorofila. Parece un hongo pero es una pequeña flor con forma de estrella. Mide menos de dos centímetros, vive escondida entre la hojarasca y es una especie endémica de la selva mexicana de Chiapas. Científicamente se llama Lacandonia schismatica y su importancia radica en que, de las 250 mil flores conocidas en el mundo, es la única con una estructura invertida en sus órganos sexuales: tiene en el centro los órganos masculinos, o estambres, y alrededor los femeninos o carpelos. Exactamente al revés de todas las demás, en las que los estambres masculinos rodean a los carpelos femeninos. 

Fue descubierta en 1987 en la selva chiapaneca, oculta entre el suelo y la hojarasca, por Esteban Martínez y Clara Hilda Ramos del Instituto de Biología de la UNAM.además de ser la línea de investigación que dio origen al Laboratorio de Genética Molecular y Evolución de Plantas que ella encabeza en la UNAM.

Debido a que está cubierta por la exuberancia de grandes árboles que la alejan del sol, la Lacandonia es blanca, casi transparente, pues no produce clorofila. Carece de pigmentos que sinteticen azúcares para alimentarse a sí misma y por ello vive en simbiosis con un hongo microscópico que habita dentro de ella, el cual degrada compuestos carbonados para alimentarla.

Es una planta heterotrófica, es decir, depende de otros para vivir. En esa asociación también participa un árbol, bajo el cual vive la pequeña planta en la selva. Otra singularidad de esta flor es que, a diferencia de las demás, su polen no viaja de los estambres al estigma mediante el viento, el agua o animales polinizadores sino que atraviesa las estructuras internas de la flor y fecunda cada uno de los óvulos.

La Lacandonia schismatica ha pasado a formar parte de la NOM-059 como especie amenazada debido a los cambios en su hábitat provocados principalmente por la actividad humana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.